viernes, 25 de noviembre de 2011

Critica al MORENA

Es necesaria una izquierda socialista y revolucionaria al lado de las luchas del pueblo
David Rojas-Militante de Liga de Unidad Socialista (LUS)

El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) publicó en Bandera Socialista 37 un artículo titulado: “¡Una Izquierda Socialista es necesaria, al lado de MORENA!” aquí plantea las intenciones de dar apoyo a la candidatura de Andrés  Manuel López Obrador, así como al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y a lo interno del obradorismo propagandizar, movilizar y cuestionar al capitalismo.

En dicho artículo se argumenta que la próxima coyuntura electoral de 2012 será muy importante por lo que apunta que: “los socialistas debemos estar al lado de todo movimiento social que resulte democratizador y busque  más justicia social” así como: “aprovechar la coyuntura electoral para construir un movimiento social suficientemente poderoso para combatir el neoliberalismo” 

Si bien es cierto que el movimiento que encabeza López Obrador, es amplio, heterogéneo, grande e importante debido a que  está formado por ciudadanos que están dispuestos a luchar, hay que considerar las características de este movimiento, es necesario ver lo que implica apoyar a AMLO y sumarse a MORENA.
Vale decir que desde que AMLO se vio rodeado de popularidad y tuvo la oportunidad de movilizar a miles de simpatizantes en momentos cruciales cuando la movilización era fundamental, mostró su verdadero rostro; su concepción de lucha meramente electoral, esto le impidió llamar a la movilización para apoyar las luchas populares como  la APPO, el SME, Cópala, y un largo etc. No suficiente con esto recientemente AMLO declaró que de llegar a ser presidente resolvería el conflicto de los compañeros electricistas ¿y por qué no luchó en su momento y no convocó a revertir el decreto de extinción de la Compañía de Luz y Fuerza? Entonces les preguntamos a los compañeros del PRT por qué seguir un movimiento que gira en torno a la figura de López Obrador.
Parece ser que los compañeros del PRT soslayaron por completo los 50 puntos del programa de AMLO, tan solo por señalar  unos ejemplos del “antineoliberal” programa de MORENA, analizaremos los siguientes puntos:  
 En el punto 6 apunta que: “Cuidaremos el prestigio de las fuerzas armadas, garantes de la integridad del territorio y la defensa de la soberanía. Gradualmente se retirará el Ejército y la Marina del combate al narcotráfico”.  
El punto 8 sostiene que: “La relación con Estados Unidos se fincará en el respeto a la soberanía y en la cooperación para el desarrollo”
Sobre la democratización de los medios de comunicación se señala que:
“Si Carlos Slim, como cualquier otro ciudadano, quiere tener un canal de televisión, no tendrá problemas”… y más adelante “De la misma forma, si Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego o cualquier otro empresario desea participar en la telefonía, podrá hacerlo”.
En el punto 36  se apunta lo siguiente: “Se atenderá con esmero la actividad turística”.
El punto 37 del programa establece que: “Pondremos en práctica un programa integral en las ciudades fronterizas que fomente la industria maquiladora, y aproveche la cercanía con el mercado más grande del mundo”

El progama de AMLO establece otros puntos interesantes pero que también se sostienen en la demagogia, como el derecho a la educación pública, resolver el conflicto del SME, todas estas son solo tibias declaraciones, no sostiene un mecanismo para una educación pública gratuita y de masas, y lo más importante ¿Por qué AMLO no lucha, y no llama a movilizarse por educación pública y gratuita? ¿Por qué no llamo a movilizarse para luchar contra el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro?

Para todo esto el MORENA y AMLO consideran que hay que esperar el primer domingo de julio del 2012 a ver si gana la votación, (ó en su defecto, a ver si ahora si le dan ganas de defenderla) y a ver si al expriista no se le olvida cumplir sus promesas de campaña.
Nos objetarán los compañeros del PRT “no confiamos en las elecciones como medio para la transformación social”; sin embargo, sumarse al MORENA y apoyar la candidatura de AMLO implica perder la independencia política. No es posible levantar un programa socialista y revolucionario sin romper con AMLO y MORENA pues éste se enmarca en el camino de las instituciones para reformar el capitalismo. Los socialistas además de luchar en contra del neoliberalismo también tenemos que luchar contra el capitalismo y todas sus manifestaciones, lo que implica cuestionar y por duro que sea oponerse a la política burguesa de AMLO y dar una orientación revolucionaria.
A diferencia del PRT en la Liga de Unidad Socialista (LUS) consideramos que estos puntos no representan reformas ó medidas por las cuales los trabajadores tengamos que luchar pues fortalecen un proyecto ajeno al pueblo explotado y oprimido, que plantea efectuar unas cuantas reformas, que de ser posibles harían un  poco más eficiente el sistema capitalista; sin embargo, en esencia el programa de MORENA es un programa meramente burgués que si bien se puede diferenciar de los planes de los partidos PAN y el PRI, no defiende en la lucha las demandas democráticas ni tampoco los intereses históricos de la clase trabajadora.

En la Liga de Unidad Socialista, nos preguntamos: ¿Cómo es posible que el PRT, apoye a un personaje que tiene la idea de cuidar el prestigio del ejército? De esa institución represora, garante de los intereses de los capitalistas nacionales e imperialistas. Nosotros proponemos un programa que verdaderamente resuelva las demandas del pueblo de México. Por ejemplo, en lo que respecta al ejército y las fuerzas armadas en general, creemos que la situación de urgencia nacional en la que nos encontramos, debido a la violencia generada por el mismo ejército, es necesario que se haga un llamado a los trabajadores y al pueblo en general para luchar en contra de la militarización y a que el ejército regrese inmediatamente a los cuarteles, así como el retiró de los puestos públicos de los mandos militares.   

Respecto a la justificación que da el gobierno de Calderón en la supuesta lucha en contra del narcotráfico y del crimen organizado, nosotros llamamos a luchar por la legalización de la marihuana, aspecto que el programa de AMLO no toma en cuenta. Por otro lado, la forma de combatir al llamado crimen organizado es con la participación  activa de la población a través de brigadas constantes de vigilancia de trabajadores, vecinos, colonos etc. 

Cuestionamos a las organizaciones que se asumen de la izquierda socialista que integran el MORENA y el obradorismo; ¿creen que el MORENA sea la organización para acabar la militarización? Vale decir que México es un país que se le imponen políticas desde Estados Unidos, además, asistimos a un periodo de violencia contra la población; asesinatos de mujeres, jóvenes y ciudadanos inocentes, presos políticos, desaparecidos políticos, incluso una situación semejante a las dictaduras militares del cono sur de las décadas de los 70 y 80 según el investigador del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional (La Jornada 2/08/2011)Una política revolucionaria pasa por rechazar la posición de AMLO y que el PRT no observa, para nosotros la perspectiva tiene que estar encaminada a la lucha de las masas contra la militarización y en algunos casos donde así sea necesario seguir los ejemplos de pueblos como Cheran y recurrir a la autodefensa, a tener la perspectiva de la revolución socialista y sustituyendo el ejército por milicias populares.

En lo referente a la industria maquiladora, si leemos adecuadamente el punto 37, lo que  en realidad pretende el programa de AMLO es profundizar la industria maquiladora al imperialismo estadounidense haciendo que nuestro país se encuentre económicamente  más atado al vecino del norte.  Nosotros, en la  LUS, proponemos el desarrollo de una industria que se encuentre integrada al campo mexicano y  a las necesidades del  desarrollo del país.    
Les preguntamos a los compañeros del PRT porqué sacrificar la independencia política de los trabajadores insertándose en un movimiento electoral burgués y más aún, lo importante que hay que entender es que todas estas propuestas que incluso algunas pretenden profundizar el neoliberalismo son sólo promesas de campaña.
Hay que reconocer que el MORENA y los 50 puntos de AMLO no tiene ninguna demanda histórica de los trabajadores sólo se limita a realizar propuestas para la contienda electoral; además en su programa no plantea cuestiones básicas y elementales de carácter democrático como aborto libre y gratuito, plenos derechos para todos los ciudadanos con preferencias sexuales y de sentimientos “diferentes”   ¿o acaso fomentar la industria maquiladora, que como sabemos se caracteriza por evadir las prestaciones a laborales y otorgar los salarios más bajos, así como poner esmero en el desarrollo de la industria turística son demandas de los trabajadores?
El primer punto de MORENA plantea que “es ineludible derrotar a la oligarquía en el terreno político y por la vía pacífica para establecer en México una verdadera democracia, un gobierno del pueblo y para el pueblo.” En principio a la oligarquía necesariamente se le tiene que derrotar en el terreno económico por medio de la expropiación, de otra manera seguirán teniendo el control político para oprimir y explotar al pueblo.

De tal manera que en los 50 puntos del proyecto alternativo de país, así como en los mítines de obrador, ha intentando confrontarse (tibiamente) con el PRI y el PAN, por medio de sus denuncias de “la mafia en el poder” para así hacerse notar como una alternativa, sin embargo no hay que dejarse deslumbrar por un caudillo que se hace pasar de izquierda para atraer votos.

Nos podrán objetar compañeros “aun así, no es lo mismo el PRI el PAN, que el obradorismo y el PRD” y es cierto existen diferencias y tienen matices en cuanto a como gobiernan, pues mientras el PRD en el GDF construye albercas o regala despensas, también tiene una política antilaboral, que fomenta el outsorcing, tiene una clara política de la destrucción del medio ambiente, también, mientras el PRI en Oaxaca reprime AMLO esta de gira en su precampaña hablando solo de “la mafia en el poder”,  Marcelo Ebrard quien fue designado por AMLO para sucederlo sostiene ser de izquierda, desaloja y desplaza a decenas de familias enteras de la colonia la Malinche, y reprime en Azcapotzalco para intentar imponer un Foro Estadio.

Y si bien es cierto el hecho de que sectores que integran en el obradorismo ubican al PRIAN como claros enemigos del pueblo (lo cual podemos conceder sea importante) tenemos que avanzar y en la lucha escalar el nivel de conciencia del proletariado,  pero la alternativa no hay que exigirla a alguien que no es posible que la pueda dar (no hay que pedirle peras al olmo

El PRT se equivoca en la forma en que se introduce al MORENA, pues al dar un apoyo a la candidatura de Obrador se subordinan a su programa que no representa una oposición al sistema capitalista, cuando de lo que se trata es de romper de una vez por todas con el lastre del caudillismo y de posiciones seudo izquierdistas que encaminan el descontento a una urna y comenzar la construcción de referentes de la izquierda proletaria que en la lucha plantee en el MORENA sus limitantes y su carácter para forjar la urgente tarea de una organización que sea la cabeza del proletariado. .

Los socialistas tenemos que participar en movimientos democratizadores y que busquen más justicia social en tanto que éstos luchen y no se encuentren maniatados a la idea de que   con el arribo a la presidencia de un caudillo se resolverán sus problemas; para ello es necesario que los trabajadores se basen en un programa socialista y revolucionario.
Es importante participar en movimientos que busquen más justicia social tales como; reinstalación de trabajadores despedidos, movimientos en defensa de espacios públicos y del medio ambiente, etc., que pueden no ser propiamente revolucionarios ó socialistas pero que hay que participar en estos en tanto la lucha no gire en promesas, y no esté atada a ninguna coyuntura electoral que de facto se encierra en el marco institucional burgués.
Por ejemplo es preciso participar en una huelga aunque esté dirigida por la burocracia sindical, y aún cuando la demanda principal sea por aumento salarial; sabemos que,  en el transcurso de la huelga  el movimiento puede rebasar los intereses inmediatos de la misma; porque al organizarse en una lucha donde hay un marco de participación para la denuncia los obreros adquieren conciencia de su poder y se libran en principio de la sumisión y obediencia a la patronal, se adquiere la confianza de su poder social mediante la lucha. Muy distinto es participar en un movimiento acriticamente que se basa en un programa que no es de los trabajadores y que está maniatado de antemano a la vía electoral burguesa y a las decisiones que imponga el caudillo o dirigente en turno. 
No suficiente con este error, el PRT se introduce a MORENA y al apoyo a la candidatura de AMLO con lo cual pierden toda credibilidad aunque sostengan que agitarán sus banderas a lo interno, tal como lo dice y lo hace desde tiempo atrás la organización reformista El Militante.
Es por eso que tenemos que estar en todo movimiento de lucha y si actualmente no asistimos un asenso del movimiento obrero no es justificación para asumir que fuera del MORENA y del movimiento obradorista toda política revolucionaria es estéril.  Ese planteamiento es más bien de un grupo desesperado que no entiende los aspectos más elementales de la lucha de clases y que para tratar de ganar terreno se integra a la cola de los movimientos reformistas burgueses. Desde hace muchos años, los grandes teóricos revolucionarios como Lenin y Trotsky, nos plantearon la tarea a seguir en momentos de baja participación de los trabajadores que consiste en la creación de una organización revolucionaria de los trabajadores que sea independiente de la burguesía y que, por supuesto, no se deje deslumbrar por ningún sector o movimiento de carácter reformista ó burgues.
Nos parece desafortunado que los partidarios perretistas así como de otras organizaciones que se hacen llamar socialistas se introduzcan a una estructura proselitista dirigida por un caudillo que por muy buenas intenciones que tengan de agitar las banderas anticapitalistas y socialistas solo estarán abonando falsas ilusiones.
Si bien es cierto que AMLO, MORENA y el conjunto del movimiento lopezobradorista representan una oposición a la política panista y priista,  hay que tener mucho cuidado en cómo dar una alternativa política. Pues una cosa es discutir, criticar y plantear las posiciones socialistas en MORENA y otra cosa muy distinta es integrarse a un proyecto que fortalece el caudillismo de un burgués.
El PRT parte de una premisa equivocada que va al unísono de otro artículo del mismo número de Bandera Socialista escrito por Guillermo Almeyra, donde plantean que la disyuntiva es entrar a un frente antineoliberal, no anti-capitalista (MORENA) ó mantenerse al margen del mismo, así sustituyen la contradicción de clase entre opresores y oprimidos, por una lucha entre el movimiento cívico “antineoliberal”  contra los entreguistas proimperialistas. 

No coincidimos en que la disyuntiva que plantea el PRT sea absoluta, entrar ó no entrar a MORENA este es el viejo planteamiento que ha llevado a sumarse a parte de la izquierda reformista primero con Cárdenas en 1988 y luego con Andrés Manuel en 2006 pero que de fondo plantea el “voto útil” que se ha demostrado que es inútil y contraproducente misma lógica planteada en el estado de Guerrero que llevó a ser gobernador al represor y asesino Zeferino Torre Blanca, ó al represor Marcelo Ebrard que en lugar de ser los menos peores, resultaron  ser los peores de todos. 

Según el PRT: “Antes de sumergirnos en el caos y en una barbarie sin límites, es urgente unir a todas las fuerzas democráticas para ponerle fin al neoliberalismo” bajo esta justificación los compañeros perretistas se suman al furgón de una campaña electoral al mando de AMLO para que la situación ya no empeore (¿?) y así con AMLO y MORENA pueden ponerle un freno a la actual situación de crisis, es así pues que estos compañeros renuncian y dicen adiós a la revolución permanente. En México como en otros países coloniales ya no es posible que la misma burguesía sea capaz de cumplir las medidas democráticas, México es un país inextricablemente subordinado a la economía estadounidense, para nosotros no basta con ser antineoliberal, planteamos una política anticapitalista que necesariamente tiene que ser antiimperialista, que rompa  tajantemente con todas las ataduras del imperialismo. 

El PRT estará alimentando y abonando el lastre de la falta de independencia política de los trabajadores; al mismo tiempo contribuye a desviar el descontento y llevarlo a una urna, cuando de lo que se trata es  encauzar de manera revolucionaria a toda la población descontenta, la que está con AMLO y la que no está con él; precisamente el objetivo es de dar una opción independiente al movimiento obrero y a sus aliados: campesinos, indígenas mujeres, jóvenes etc. Sin embargo, vemos con tristeza que el PRT se muestra acrítico al movimiento obradorista, por ello,  no tiene ninguna observación de lo que llaman el “histórico plantón de reforma” el cual fue la táctica empleada por obrador para desmovilizar.

Nos parece importante que los partidarios del PRT reflexionen dicha política la cual la consideramos una verdadera liquidación como organización revolucionaria. En el mismo ejemplar de Bandera Socialista el PRT reproduce integro el comunicado vertido por la  Cuarta Internacional sobre Libia, cuando en pleno bombardeo y agresión del ejercito imperialista la Cuarta llama simplemente a la “Caída de Gadafi”; en la LUS contrario a esta peligrosa posición que beneficia al imperialismo llamamos a defender la soberanía Libia y la defensa militar de este país, así como por la salida inmediata de todas las tropas imperialistas del Magreb.

El PRT es la Sección Mexicana de la Cuarta internacional (antes Secretariado Unificado) de la cual la Liga de Unidad Socialista (LUS) forma también parte lo que no obsta para hacerles observaciones y realizar  un enfático pero fraterno llamado de atención a nuestra organización hermana a que reflexionen en sus políticas respecto a la cuestión nacional e internacional, para así recuperar el legado de la cuarta internacional y de la revolución permanente de Trtosky.

A diferencia de el PRT en la Liga de Unidad Socialista (LUS) sostenemos que otra izquierda es necesaria, la socialista y revolucionaria que acompañe la lucha del pueblo, contribuyendo en el proceso para influir con un programa obrero revolucionario sobre la necesidad de organizarnos contra el mal gobierno que sostiene el régimen de opresión y explotación. El PRI, el PAN y el PRD son partidos que sirven a los intereses de los ricos capitalistas. Estos partidos y sus satélites, son los que defienden el sistema capitalista. Reconocemos que en estos pueden existir trabajadores todavía de buena fe que ponen sus esperanzas de cambio en un partido ó candidato, pero la realidad hay que decirla tal cual, y a los ciudadanos honestos que simpatizan con el PRD y el obradorismo tenemos que ganarlos sin sacrificar la política revolucionaria.

De lo que se trata ahora es de contribuir para elevar el nivel de conciencia proletaria a la lucha por la independiente política de trabajadores y campesinos, para los reagrupamientos revolucionarios con base en políticas principistas de la lucha de clases y el internacionalismo proletario.

Invitamos a los compañeros militantes del PRT a discutir seriamente una política revolucionaria para la próxima coyuntura electoral, la cual consideramos los socialistas tenemos que participar distinguiéndonos de las campañas electorales de los partidos patronales y satélites.

3 comentarios:

  1. La extinción de la Compañía de Luz y Fuerza creo que no es resultad de lo que Lopéz Obrador hizo o dejó de hacer sino más bien de lo que la administración de la compañia "mexicana" y el SME hizo, dejó de hacer, dejó hcer y siguió haciendo. Un diagnóstico menos sesgado por nuestras emociones e ideas preconsebidas podría ayudarnos a dar porner las cosas en su justo lugar.

    ResponderEliminar
  2. entonces, ¿la mejor opción es no votar o anular nuestro voto?

    ResponderEliminar
  3. sin temor a equivocarme puedo deducir que el responsable de todo lo antes menciondo posee una obva desinformación del trasfondo del proyecto MORENA. Lo invitamos a escudrinar una vez mas la plataforma política de AMLO.

    ResponderEliminar